lunes, 27 de febrero de 2017

Trasto.

Hemos cometido el error de darle a nuestro gato Trasto una comida nueva que ahora le gusta más que la anterior y está imposible queriendo todo el rato que le pongamos la nueva. Tendremos que comprar de la última para que se tranquilice y vuelva todo a su cauce.
También sucede que es muy caprichoso y cuando una cosa se le mete entre ceja y ceja no hay manera de convencerle ni de razonar con él.
En fin, Pilarín, a ver si desenredamos la controversia.
Javier Auserd.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada